Blog

Colchón viscoelástico: ¿por qué es uno de los más vendidos?

Los colchones viscoelásticos o “memory foam”, supusieron una revolución en el mundo del descanso cuando aparecieron en el mercado en la década de los años 90. Este tipo de colchones son capaces de adoptar la forma del cuerpo por lo que elimina los puntos de presión y por lo tanto disminuye las tensiones musculares, entre otros efectos.

El material viscoelástico tiene sus orígenes en la NASA, en la década de los 60, inventado para disminuir la presión ejercida a los astronautas en el despegue en los cohetes espaciales. No fue hasta 30 años después cuando el material empezó a ser utilizado en el ámbito doméstico y supuso un gran cambio en la fabricación de colchones.

Es importante conocer las características y tipos de colchones viscoelásticos que existen para poder elegir el que mejor se adecue a ti y tus necesidades. En Deycor sabemos que no hay nada mejor que un sueño reparador y placentero.

Características y composición del colchón viscoelástico

El colchón viscoelástico tiene grandes propiedades, constituyendo uno de los mejores productos en el ámbito del descanso.

Su principal característica es la capacidad de resiliencia o recuperación cuando se ejerce presión sobre ellos. Esto permite adoptar un efecto huella de nuestro cuerpo, adaptándose ergonómicamente a cada cuerpo, aliviando los puntos de presión.

Los colchones marcados con la etiqueta HR (High Resilience) son los que tienen la capacidad de adaptación y firmeza más alta.

Es imprescindible conocer las características y la composición de estos productos para poder hacer la mejor elección.

Densidad

La densidad de un colchón viscoelástico se mide en kg/m3. La densidad de estos colchones está relacionada con la calidad del producto y a los materiales con los que esté fabricado y no con su firmeza como se suele pensar.

La densidad aconsejada es de 55 kg/m3, a mayor de la misma mayor será la durabilidad y rendimiento del producto.

Además, podrás elegir también entre diferentes grados de firmeza en el colchón.

Núcleo

El núcleo es otra de las características a las que prestar atención en un buen colchón viscoelástico. Estos colchones no están fabricados solamente de viscoelástica, ya que al tumbarnos en ellos nos hundiríamos.

Cuentan con un núcleo formado por otros materiales y se le añaden capas para proporcionar el confort y la suavidad adecuada, dando además firmeza al producto.

  • Los núcleos pueden ser de:
  • Muelles.
  • Muelles ensacados.
  • Látex.
  • Espuma.

Pueden estar compuesto por un solo material o por la combinación en capas de varios de ellos.

Temperatura

Tradicionalmente eran colchones que se adaptaban mejor a lugares donde las temperaturas eran más bajas o para personas frioleras.

Pero con las nuevas tecnologías y materiales los colchones de viscoelástica pueden utilizarse tanto en lugares de frío como de calor, siendo un material totalmente termoadaptable.

Existen modelos con tratamiento que potencian la transpirabilidad, los fabricados con núcleos en muelles dejan pasar mejor el aire, así como los que tienen capas inferiores en tejidos 3D.

Asimismo, es habitual encontrar colchones viscoelásticos solo por una cara, siendo la otra de tejidos 3D u otro tipo de tejido. Esto permite poder utilizarlo por ambas caras, ya que hay personas que sienten la sensación de calor al sentir como el colchón recoge el cuerpo en los meses de temperaturas más altas.

Eso sí, es importante saber que al no utilizar la cara viscoelástica no podrás disfrutar de sus beneficios.

Tipos de colchones de viscoelástica

Podemos diferenciar dos tipos de colchones viscoelásticos según su fabricación:

Viscoelástico espumado

Es conocido como viscoelástico de célula abierta y favorece la correcta circulación del aire a través de este material. Aunque la sensación del viscoelástico es menor, los poros abiertos hace que la recuperación y la adaptación sea más fácil.

Este tipo de colchones son más fáciles de fabricar por lo que los costes de elaboración son menores. Factor que influye en el precio final del producto.

Viscoelástico moldeado

El proceso de elaboración de estos colchones es a través de un molde, lo que crea células más cerradas. La circulación del aire es más lenta, pero aporta mayor densidad y homogeneidad en el producto final.

Estos colchones tienen una calidad superior a los espumados y se aconseja utilizarlos sobre una base transpirable o somier para mejorar su transpirabilidad.

Ventajas del colchón viscoelástico

El material viscoelástico está cada vez más presente en la fabricación de los equipos de descanso ya que por sus características lo convierten en un material que proporciona diversos beneficios para la salud de las personas.

Gracias a este material conseguimos camas más cómodas.

Ayuda a reducir dolores musculares y óseos

Ayuda a reducir los puntos de presión cuando estamos acostados, consiguiendo que el cuerpo se relaje y entre en un estado de descanso óptimo.

Además el material logra que haya una mejor circulación sanguínea, ayudando a órganos como el corazón, los músculos y las arterias.

Regulación de la temperatura

Los nuevos viscoelásticos cuentan con un nuevo sistema termosensible que posibilita que los colchones puedan regular la temperatura.

Conseguimos que el material se vuelva blando cuando hace calor y duro cuando recibe frío.

Adaptación personal

Ayuda a dormir más cómodamente en camas de matrimonio ya que no transfiere el movimiento de la otra persona mientras duermes.

Durabilidad e higiene

Son ideales para personas con problemas alérgicos, gracias a su resistencia a los ácaros.

Además son colchones que si se mantienen en las condiciones indicadas y con un buen mantenimiento pueden durar mucho tiempo gracias a la alta calidad de los materiales con los que se elaboran.

Cómo elegir un buen colchón de visco

Un colchón tiene una vida media de 10 años, por lo que es importante elegir un buen equipo de descanso. Invertir en un producto que se adecue a tus necesidades y sobre todo pensar que se trata de una inversión en salud y bienestar.

En primer lugar en Deycor te aconsejamos que tengas en cuenta tus características personales, peso, estatura, si duermes solo o acompañado y la firmeza del mismo.

Pruébalo antes de tomar la decisión, que no te de reparo en poder tumbarte y sentir las sensaciones que te transmita la cama. Ten en cuenta el tamaño adecuado y la base sobre la que apoyarás el colchón.

Y sobre todo pide consejo a especialistas en descanso, confía en los especialista de Deycor. Contamos con un equipo dispuesto a darte la mejor solución.