Blog

Cómo decorar tu casa al estilo nórdico

El estilo nórdico es originario de Noruega, Suecia y Dinamarca, y es considerado uno de los más populares del mundo. También llamado escandinavo, este estilo destaca sobre todo por ser sencillo, funcional y cómodo.

La idea principal de este tipo de decoración es no llenar el espacio de piezas sin uso, es decir, que cada mueble y objeto tengan un propósito.

Hoy desde Deycor veremos cuáles son las claves para conseguir una decoración escandinava, analizando no solo la conjunción de colores que mejor funcionan, si no también qué muebles y materiales son los más idóneos para vuestra casa. Comencemos:

Cuáles son los colores nórdicos

No en todos los espacios nórdicos o escandinavos tienen que ser predominantemente grises o blancos, si no que existen muchas otras opciones a tener muy en cuenta:

Blanco

El auténtico protagonista del estilo nórdico como potenciador de la luminosidad en el espacio. Por ello, es normal encontrarlo en cualquier elemento de la casa, desde paredes, puertas o suelos, hasta textiles, objetos decorativos o muebles. Atemporal y versátil por naturaleza, por lo que será la base de cualquier espacio de este estilo.

Gris

Uno de los colores de moda que, además, encaja de fábula en los ambientes nórdicos. Aunque es muy típico de suelos y paredes, lo más normal es encontrar este color en textiles y muebles, especialmente en asientos como sofás y sillones.

Negro

Precioso y elegante, pero no debemos abusar de él si no queremos empequeñecer nuestro espacio. En conjunción con el blanco, es muy habitual en los espacios nórdicos, siendo este último el indiscutible protagonista y reservando el negro solo para el mobiliario y pequeños detalles.

Arena

Estos marrones claros y tonos arena aportan calidez tan necesaria en espacios nórdicos, pudiéndose obtener con suelos y muebles de madera clara, así como textiles y objetos decorativos.

Rosa cuarzo

Uno de los colores que sigue estando de moda en el estilo nórdico, ideal para decorar espacios. Y aunque se puede introducir en un ambiente de múltiples maneras, conviene saber que en estos momentos están muy de moda los sofás y sillones en este color.

Verde

Color protagonista de la naturaleza, por lo que encaja a las mil maravillas con nuestro propósito. No es mala idea incorporar alguna pieza de mobiliario en este color, así como textiles u objetos decorativos, sin contar las plantas.

Azul

Especialmente en sus versiones más claras, el azul potencia la luminosidad y amplía los espacios. Utiliza tonos de azul suaves en paredes y tapicerías de sofás y butacas, jugando con los contrastes en varias tonalidades, así como en objetos decorativos.

Cómo tienen que ser los muebles y la decoración escandinava

Menos es más, esa es su regla de oro. Los muebles de estilo nórdico son bajos, simples y con lineas rectas. Muebles generalmente blancos, en conjunción con otros de colores oscuros. Por ejemplo, es común ver mesas de madera con sillas blancas. Al usar esta combinación, el color oscuro resalta más y se convierte en protagonista.

La decoración escandinava es en sí bastante minimalista. No es necesaria una cantidad de muebles, pero sí que estos tengan una función. Por ello, es importante eliminar cosas u objetos que no sean de utilidad o que no aporten significado a la decoración.

Qué tipo de materiales y textiles se utilizan

Junto con el blanco, la madera es la protagonista indiscutible en la decoración nórdica, tanto en suelos como en muebles. Esta tiende a ser de tonalidades claras, propia de las especies tales como el pino, el roble, la haya o el arce.

El ratán y los muebles de mimbre han de ser tenidos en cuenta, pues están adquiriendo mucho protagonismo en los últimos años en los espacios nórdicos.

Las lámparas de estilo industrial con acabados metálicos continúan siendo tendencia y uno de los básicos. El cobre y el latón se consolidan como elemento para dar brillo a las estancias y, de momento, se quedan.

Las plantas y los arreglos florales ayudan a crear espacios más naturales, así como color y belleza, por lo que son uno de los elementos imprescindibles de la decoración escandinava.

Con la intención de romper con el blanco, un tipo de elemento decorativo que se emplea mucho en los interiores nórdicos son las láminas y fotos para decorar las paredes, con marcos sencillos y preferiblemente negros.

Al ser un estilo originario de países fríos, los textiles son una parte fundamental de la decoración. Cortinas, mantas, alfombras y otras piezas que aporten comodidad al hogar. Los textiles de piel, así como tejidos con lanas gruesas de colores vivos son piezas que dan carisma y estilo al hogar y que ayudan a romper con la blanca monotonía.