Elegir el mejor colchón
Blog

¿Cómo elegir el mejor colchón para un buen descanso?

La importancia de un buen descanso es un hecho probado y repercute directamente no solo en cómo pasamos el día, también en la salud física y mental a medio-largo plazo.

Los españoles somos los europeos que más tardamos en renovar el colchón. Posponemos la compra de un nuevo equipo más allá de los 10 años, tiempo límite recomendado por los expertos en salud y descanso.

Según un estudio realizado por ASOCAMA, asociación española de la cama, el 32% de los españoles se despiertan sin energía o dolores musculares, hecho totalmente vinculado a la calidad y estado del colchón.

En Deycor somos expertos en la venta de equipos de descanso. No a todos nos favorecen los mismos colchones, te explicamos las diferencias y cuál es el que mejor se adapta a ti y a tus necesidades.

Características de un buen colchón

La elección de un buen colchón es una decisión totalmente subjetiva, ya que no existe el material perfecto o las características adecuadas para todo el mundo. Es una compra personal y que debe de adaptarse a las necesidades y características de cada uno, pero existen dos factores fundamentales a tener en cuenta cuando decides comprar un colchón.

Temperatura

La temperatura va unida a la transpirabilidad del colchón. Cuanto más transpirabilidad, mayor será la sensación de frescor. Por lo que debes de tener en cuenta el lugar donde vives, al igual que tu temperatura corporal a la hora de elegir el material.

Si eres friolero o vives en un lugar de temperaturas bajas los colchones de espuma, viscoelásticos o de látex guardan mejor el calor que los de muelle. Estos son perfectos si vives en un lugar donde hace calor o si eres una persona calurosa.

Actualmente existen colchones adaptados a los cambios de tiempo. Tienen diferentes materiales según la cara del colchón que se utilice.

Firmeza

Hablamos de firmeza cuando nos referimos a la resistencia del colchón al peso de tu cuerpo. Aquí es importante tener en cuenta varios factores.

  • Si duermes solo o acompañado. Si duermes con compañía o bien eres de los que te mueves mucho elegir un colchón que absorbe bien el movimiento y no se hunda para que no haya molestias con los cambios de postura.
  • El peso y la estatura. Si eres una persona de poco peso lo mejor es elegir un colchón flexible que se adapte a la forma de tu cuerpo y reparta bien el peso. Si de lo contrario, eres fuerte o robusta la opción ideal es un colchón firme para evitar que se hunda en la parte central. En cuanto a la estatura elegir siempre un colchón al menos 10 cm mayor que tu altura. Si compartes cama la persona más alta es la que tiene que servir como referencia.

Características del mejor colchón

Tipos de colchón

Además de los factores que hemos mencionado arriba, la tipología del colchón y los materiales son fundamentales para acertar con el más adecuado. Actualmente existen colchones que mezclan diferentes materiales y tejidos para ampliar la oferta y adaptarse a las necesidades de cada persona, sobre todo cuando se trata de colchones dobles ya que nos encontramos con personas de diferente complexión y características compartiendo la misma cama.

Pero en general existen cuatro tipos principales de colchones:

Colchón de muelles

Es el colchón más popular, por ser también el que conocemos de toda la vida. Esto no quiere decir que comprar un colchón de muelles sea antiguo o que no será cómodo. La tecnología y los nuevos materiales han creado colchones de muelles igual de cómodos que los de látex o viscoelástica.

La principal característica de los colchones de muelles es que son muy firmes y transpiran muy bien, por lo que son muy recomendables en lugares donde hace calor.

Existen tres tipos de colchones de muelles:

  1. Bonel. Son los de muelle clásico, se trata de muelles independientes. Son colchones firmes y de precio bastante asequible.
  2. Muelle embolsado o cilíndrico. Los muelles se encuentran dentro de fundas independientes. Son colchones muy cómodos sobre todo en camas de matrimonio ya que absorven muy bien el movimiento y evita que se note cuando la otra persona se mueve. Son productos con una alta durabilidad.
  3. Muelle de hilo continuo. Estos colchones aportan refuerzo a la zona lumbar, por lo que son algo rígidos y no se adaptan demasiado a la curvatura natural del cuerpo. Son ideales para personas que necesiten un refuerzo extra.

Colchón de látex

Se trata de colchones con una gran capacidad de recuperación, vuelven a su estado original fácilmente. Tienen una alta elasticidad y un tejido que permite que las partículas fluyan fácilmente por lo que son ideales para personas alérgicas.

Además si duermes con una persona que se mueve mucho o si tu mismo lo haces, su capacidad de recuperación hará que no notes el movimiento. Son colchones muy cómodos y que mantienen muy bien el calor.

Existen tres tipos de látex: natural, sintético o la mezcla de ambos y el precio varía en función del material elegido.

El látex suele utilizarse para complementar colchones realizados con otros materiales, es importante que la capa de látex sea de al menos 4cm, de lo contrario no se notaran las propiedades que aporta este material.

Colchones de viscoelástica

A este colchón también se le conoce como “memory foam”, ya que adopta la misma forma del cuerpo cuando te tumbas encima. Es aconsejable para reducir la presión de las zonas del cuerpo con mayor peso.

Recomendables en camas de matrimonio o para personas con dolores musculares o de huesos. Aunque si vives en un lugar donde haga mucho calor es recomendable optar por un colchón viscoelástico perforado ya que aumenta la transpirabilidad.

Colchón de espuma

Son los colchones más básicos y por lo tanto más económicos. Pesan muy poco y son fáciles de transportar. Son ideales para utilizarlos de forma esporádica, para cama de invitados o de niños que pesen poco.

No son recomendables para personas alérgicas ya que no transpiran bien.

Consejos para comprar un colchón

Ante todo párate y piensa cuáles son tus necesidades y tus características personales. Elige el que mejor se adapte a ti.

  • Pruébalo. Lleva ropa cómoda y no dudes en tumbarte si lo necesitas, siente la sensación al estar encima de él. Que no te de vergüenza.
  • El precio es importante pero no lo es todo. Piensa que es una inversión para los próximos 10 años. Si te quedas con uno que no sea adecuado solo por su precio después repercutirá en tu salud.

No es una decisión que debas tomar a la ligera, se trata de tu bienestar y salud, por lo que pide consejo si lo necesitas y confía en expertos como Deycor para aesorarte sobre la mejor opción.